Archivo de la categoría: Barriadas

COCO RALLADO CON HIERBABUENA

Era un escenario oscuro, y no únicamente en el sentido lumínico. Avanzando por esas grandess calle anexas al centro pero de sinopsis periférica prácticamente cualquier cosa pasa desapercibida.  Carnostraat y Turnhoutsebaan te dan la bienvenida al mediterráneo que Europa no quiere consigo y se conforman ejes del barrio turco-marroquí de Amberes. Si bien es cierto que no es un área que el turista deba marcar en su lista de visitas, para quienes vivimos aquí este perímetro es útil. Enfermo de viruela de comercios, todos iguales, dedicados a la alimentación o útiles básicos es donde podemos encontrar garbanzos, lentejas, galletas tostadas, frutos secos y todo a un precio bastante más económico de lo que te ofrecen los establecimientos belgas. Además, entre todos esos velos andantes y acorralado contra la pared el evocador Teatro de Roma levanta el telón prácticamente a diario para ofrecer espectáculos de circo, conciertos o proyectar películas.
Como os digo, todo pasa desapercibido pero el colmo del camuflaje se lo lleva la tetería que un simpático señor que había vivido enamorado durante 8 años en Mallorca tanto de la isla como de “una mallorquina que estaba muy buena”, nos reveló como indicada para degustar un té y una sisha. Y apropiada era, un té con hierbabuena delicioso, y una sisha de manzana con menta avivada cada cierto tiempo con amabilidad por uno de los camareros. Eso sí, para saberlo antes hay que penetrar hasta el fondo de ese espacio a mitad de camino entre prostíbulo, casa de apuestas y hotel donde seguro que te espera un asesino hasta llegar a una sala dominada por el humo y sombras de hombres inhalándolo.

En aquel lugar tan distante de la plácida Amberes belga, Anna y yo nos refugiamos del frío que ha convertido a la ciudad en un nevadito de coco. Casi por fortuna se ha aparecido esta ola de frigopies. Y es que mientras la huelga general de Bélgica, que tanto parece actuar como bola de cristal para nuestro parlanchín presidente Rajoy, paralizaba todos los servicios públicos del país, las bajas temperaturas han colaborado a evitar el mal olor que ya de por sí genera un destartalado sistema de recogida de basuras y que en días de huelga A LO BELGA acumula ingentes cantidades de mejillones en descomposición.

 

Dentro de aquel oscuro escenario ninguno reparábamos en nada de lo que estaba pasando de puertas afuera. Hablo desde la incompetencia que me regala ser una afortunada que directamente no sufre las consecuencias de la crisis financiera. Pero mientras un país estaba paralizado, unos cuantos más hombres que mujeres trajeados estaban debatiendo desde su posición privilegiada cómo serlo un poco más en el Consejo Europeo. Todo estaba suspendido en las volutas de humo, hasta el horror que encierran esas dos calles que vertebran el mediterráneo de Amberes, donde  el ayuntamiento ha decidido que no se puede estar en grupos que superen las 5 personas después de la violencia registrada entre turcos y kurdos, especialmente desde hace dos meses.

MENOS MAL QUE A LAS BICICLETAS NO LES AFECTA LA HUELGA.

 

TIPS PARA VIVIR MÁS CONTENTO

Algunos “útiles consejos” para quien venga a visitar Amberes y algunas curiosidades que me han hecho reir:

1. Amberes es también “Antwerpen” (en flamenco) o “Anvers” (francés). No, no os estáis equivocando de tren.

2. Regocíjte en la estación de trencuando llegues, no quieras aterrizar con prisa en tu alojamiento porque si es el mío te acojeré divinamente sea la hora que sea.

3. No pagues los tranvías ni autobuses urbanos. Ni los belgas lo hacen.

4. Pero evítalos si tienes prisa.

5. Usa SIEMPRE la bicicleta. Puedes comprarla de 2º mano (alrededor de 40€), a un “obo/sintecho” en las inmediaciones de Central Station a partir de las 2.30 a.m. (5-10€), “tomarla prestada indefinidamente” o alquilarla. Yo uso el sistema Vélo (el bicing español), que por 30€/año me suministra todas las bicis de la ciudad.

6. Descubre la ciudad en bicicleta, en serio, de verdad, que te lo juro cien veces y tal vez alguna más. Sáltate las normas de circulación porque las bicis no son ni vehículo ni peatón. Métete por todas las calles que veas y aléjate todo lo que quieras que la ciudad es llana. Apéate donde te apetezca y detente en los detalles que quieras.

7. Compra en el mercado (miércoles-viernes Sint-Jansplein; sábado y domingo Theatresplein). Prueba el “semen” y las “pastillas” en los puestos marroquís y te invitarán además a un té. Házte con la “oferta de la semana” en el puesto gigante de frutas y verduras que por 5€ te llena sanamente la despensa. Compra pan decente y date el homenaje en este día de guardar en el puesto de la tercera calle comenzando desde las escaleras. Habla con los encargados de los puestos y recórrelos todos hasta dar con las mejores ofertas. Si no te gusta el picante, no pruebes todos los frutos secosde muestra: algunos son fuego.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

8. Siempre que haga sol SAL A LA CALLE.

9. No tomes café en los bares, hazlo en casa si de verdad quieres disfrutarlo. Los bares son el hogar de la cerveza. Si te gusta la Coca Cola ya estás sustituyéndola por el Ice Tea (casero en el Bartilia. Falconplein, 43).

10. Ve al Hypothalamusy conoce a los personajes que lo habitan: el músico de la luna llena, el artista desdentado, el hombre que besa espaldas, el politógolo anarquista que invita a beber, el músico virtuoso…

11. Si eres erasmus evita el De Proof (bar diminuto que SIEMPRE apesta) y no caigas en la estafa de ser socio de ESN.

12. Ve a Scheld’apen y come, acude a las performances y quédate a las fiestas.

13. Ve a los museos, que para los estudiantes/jóvenes cuestan 1€ pero NO  al de la Moda. Para apreciar que Amberes es la ciudad de la moda (por delante de París, ojo) observa los escaparates de todas las tiendas sean o no de ropa porque son maravillas.

14. Entra a las tiendas de segunda mano y cotillea entre sus perchas, pero no te confundas. Ni todo es tan barato ni todo es vintage, hay cosas que son feas y punto. Pero recuerda, una vez por temporada TODO es a 1€. Ahí sí, APROVECHA.

15. Pasa una vez al menos al otro lado del río y sube a la azotea del MAS Museum, pero no les otorgues el podium a bellas vistas porque no es así. Con cada visita prometo ir a ambos, pero no es necesario repetir.

16. Házte con un mapa Use-it y dale unas 5 ojeadas, luego piérdete hasta encontrar lo que quieras.

17. Ve a CinemaZuid para ver una película muda con banda sonora de piano en tiempo real y en vivo.

18. Que no te de pereza salir del centro, Amberes es lo suficientemente coqueta como para permitirte ir a zonas más alejadas y descubrir maravillas. Ah, y paseála también de noche.

19. Si vas a la piscina, no te preguntes qué dirección o sentido llevan los nadadores: no existe. Nada como te de la gana.

20. Come waffles, chocolate, patatas fritas y bebe cerveza. Los primeros no de supermercado, si te apetece un homenaje te lo das en sitios especializados. El chocolate lo compras bueno en el supermercado o te dedicas un bombón en la chocolatería de Tolfurg, junto a la Catedral. La cerveza, la pruebas toda (si vas al Kulminator tendrás más de 600 para elegir). Las patatas fritas en sitios que estén localizados mejor fuera del centro. Ah, y también hay que degustar platos típicos como la endivia rellena y gratinada, la carne de cerveza y para darle exotismo la anguila.

21. Si quieres ir de discoteca aprovecha los jueves que es gratis. Intenta hablar en inglés, si no quizás te suceda como en este post se relata.

Y por último, nada más sólo las obras de enfrente de mi casa:

 

DEDICADO A MIS ÍNTIMOS

gráficamente descriptible